Ambar del Alma>
Novena de luz posmortem

La familia puede realizar sus ritos fúnebres tradicionales pero además de estos es adecuado solicitarle a la familia que le realice una novena de luz al fallecido incluso es muy liberador a la luz pre Morten, durante nueve noches a las nueve de la noche.

Enviarle luz naranja desde la frente de los familiares al corazón del fallecido, iluminando le luego totalmente en esta luz naranja.

Se recomienda a los familiares que por medio de esa luz, le agradezcan todo lo que recibieron Y perdonen todo lo negativo.

Es adecuado no pedirle nada en ese momento no pedirle que te solucione ningún tipo de problema ni económico ni familiar, esto no le ayuda en su liberación y lo ancla más.

Seguir iluminando lo todos esos días, darle permiso para irse.

Las primeras tres noches los familiares sueñan con él y todavía lo ven mal, recuerda en el cáncer o recuerden el dolor que tuvo.

Las siguientes tres noches los sueños más tranquilo. Las últimas tres noches hay más paz. Después de la novena de luz, cambia la posición de los muebles, la decoración de la casa; quema la ropa vieja; iluminan su habitación con un remolino de luz naranja. Ésas nueve noches prende una vela naranja y si no tienes naranja en la que tengas a la mano, quema incienso de sándalo o Palo Santo. Aparte
Suscríbase a
nuestras noticias (emailing)
y haga sus comentarios aquí

Nuestro correo electrónico: info@ambardelalma.net
Fijo: 6984048 / 2412876 / Celular 987244021
Contáctenos
Quiénes Somos
Partida de nuestros seres queridos


Salmo 15.

Señor ¿quien morará en tu santuario?
¿quien habitará en tu santo monte?

Aquel que vive con integridad y actúa con justicia, el que dice la verdad de corazón, el que no habla mal de nadie, el que no hace daño a su hermano ni ofende al prójimo, el que mira con menosprecio al malvado, más honra a los que honran a Dios.

El que cumple sus promesas, a veces aún en su perjuicio, el que presta su dinero sin exigir intereses, el que no acepta soborno que dañe al inocente.

Quien así actúa, vivirá eternamente.

Salmo 16

Protégeme, o eterno, tú eres mi refugio y mi protector.

A ti clamo, eres mi señor; sólo en ti está mi felicidad.

La fe que en ti deposito es mi herencia.

Es por eso que es apacible mi vida y la parte que me ha tocado.

Estoy siempre en la presencia de Dios y por eso no vacila mi pensamiento.

Tú no me abandonarás frente a la muerte y me mostrarás el camino de la vida eterna.


Salmo 23
salmo de David

Dios es mi pastor, nada me faltará, me guía por verdes praderas, me conduce por aguas calmas.

Mi alma reconfortada, me encamina por la senda de la justicia por amor a su nombre.

Aunque vaya a pasar por el valle de las tinieblas, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo.

Tu sostén y tu apoyo siempre son mi consuelo, me concedes el bien y la abundancia frente a mis adversarios.

Has derramado el óleo sobre mi cabeza, mi copa rebosa.

Ciertamente, El bien y la merced me acompañará todos los días de mi vida.

Y residiré en la casa de Dios todos los días de mi vida.


Salmo 121

Alzo mis ojos hacia las montañas:
¿de dónde ha de venir me ayuda?
Mi ayuda vendrá de Dios, creador de los cielos y la tierra.

El no dejará tus pies resbalar, no dormirá tu guardián.

Pues no duerme ni dormita el guardián de Israel.

Dios es quien te protege.
Él es tu protector, A tu derecho.

Durante el día el sol no te molestará, ni por la noche la luna.

Dios te protegerá contra todo mal, el protegerá tu alma.

Dios guiará a tu salida y tu entrada desde ahora y hasta la eternidad.